twitter


Acueducto de Segovia.
Los romanos fueron grandes constructores, con un gran sentido práctico que plasmaron en obras que facilitaban la vida de los ciudadanos. El ejemplo más espectacular es el de los acueductos (el de Segovia es el más grande y mejor conservado de España), grandes canalizaciones que llevaban el agua a las ciudades a través de valles y montañas. También construyeron teatros para divertirse, monumentos para conmemorar victorias militares, termas, murallas y plazas públicas.
De todo ello quedan numerosos restos, entre ellos:
Acueducto de Segovia.
Termas en Astorga.
Arco de triunfo de Medinaceli (Soria)
Edificio de los 5 caños en Coca (Segovia)
Minas de oro de Las Médulas (El Bierzo, León)
Tomado de U.D “El patrimonio de Castilla y León. Arte y Cultura” de la Fundación Villalar.