twitter


San Isidoro (León)
Cuando en el siglo VIII los musulmanes toman España, los pueblos del norte, se fragmentan. Su único punto de unión será el cristianismo: la Iglesia será una de las claves para estructurar los intereses de Castilla y León durante la Edad Media. De aquella época quedan numerosos testimonios en iglesias y monasterios donde surge un estilo artístico denominado Románico.
El modelo constructivo solía contar con una planta de tres naves rematadas en ábsides y el arco de medio punto que servía para abrir puertas y ventanas en los espesos muros del edificio. Las columnas se remataban con capiteles que se decoraban frecuentemente con motivos vegetales o pasajes bíblicos.
El vehículo que servirá para expandir el Románico por todo el norte del territorio peninsular será el Camino de Santiago, que une los reinos hispanos con Europa.
Algunas muestras del estilo Románico en Castilla y León son:
Los monasterios de Santo Domingo de Silos (Burgos) y San Isidoro (León)
Iglesia de San Martín de Frómista (Palencia)
Monasterio de San Juan de Duero (Soria)
La colegiata de Toro (Zamora)
Las murallas de Ávila.
Catedral de Zamora.
Tomado de U.D “El patrimonio de Castilla y León. Arte y Cultura” de la Fundación Villalar.