twitter



El contraste entre las llanuras y las zonas montañosas, la variedad climática y la vasta extensión de su territorio hacen de Castilla y León un espacio privilegiado de gran riqueza natural y una notable diversidad ecológica. Se trata de una región rica en bosques, con frondosas dehesas, prados de montaña y extensas llanuras cerealistas, que conserva un gran número de especies animales en peligro de extinción, entre las que destacan el oso pardo, el lince ibérico, la avutarda, el buitre negro y el águila imperial.

Las diferencias de relieve y vegetación determinan la diversidad de la fauna castellana y leonesa. En las agrestes sierras del norte y del noroeste establece sus dominios el lobo. Las montañas de la Cordillera Cantábrica dan cobijo a osos, ciervos, corzos, jabalíes y urogallos. En las montañas de Gredos y en la Peña de Francia reina la cabra hispánica. Las dehesas salmantinas son territorio de cría de toro bravo de lidia. Las águilas y buitres leonados destacan junto con las avutardas de la Laguna de Villafáfila, la mayor reserva mundial de estos animales.

U.D "La Geografía de Castilla y León". Fundación Villalar.