twitter


Entre el siglo III antes de Cristo y el siglo IV de nuestra era, Roma extendió su dominio militar por toda la cuenca del mar Mediterráneo, expandiendo con ello sus costumbres, su forma de vida y su idioma, el latín, que, en contacto con las lenguas nativas, dio origen a nuevas lenguas como el castellano. En la geografía de Castilla y León quedan muchos restos arqueológicos del esplendor del Imperio Romano.
En la ciudad de Astorga (León) podemos descubrir cómo vivían y se organizaban nuestros antepasados, en el teatro de Clunia (Burgos) adivinamos cómo se divertían y en el campamento de Pentavonium (Zamora) tenemos la posibilidad de aprender cómo luchaban y controlaba los territorios que iban conquistando.
Algunos restos muy interesantes de esta época romana son las villas romanas de:
Almenara-Puras (Valladolid)
Navatejera (León)
La Olmeda (Palencia)
Aguilafuente (Segovia)
Tomado de U.D “El patrimonio de Castilla y León. Arte y Cultura” de la Fundación Villalar.