twitter


El clima de Castilla y León es de tipo mediterráneo y continental, debido a que el cinturón montañoso que rodea la Comunidad impide el paso a los suavizantes efectos de los vientos húmedos que proceden del mar. Las temperaturas son extremas en prácticamente todo el territorio, con inviernos muy fríos (con una temperatura media en torno a los 4 grados centígrados) y veranos cortos y suaves, y con una marcada diferencia de temperatura entre el día y la noche. Las estaciones intermedias (primavera y otoño) quedan diluidas en los periodos estival e invernal.

Hay grandes diferencias en cuanto al clima según las diversas zonas geográficas y las estaciones del año. Es habitual que Castilla y León se vea afectada por una amplia gama de sucesos meteorológicos de carácter extremo: episodios de frío intenso con grandes heladas, "olas de frío" u "olas de calor", periodos de sequía o de lluvias intensas, precipitaciones prolongadas, prematuros deshielos, fuertes tormentas con gran aparato eléctrico y pedrisco, temporales de nieve y vientos muy fuertes, prolongados episodios de nieblas densas...

U.D "La Geografía de Castilla y León". Fundación Villalar.